Buscador
Buscador
Contactar
an image
Aid Children of the world
Bulevard Louis Pasteur, 5, oficina 321
29010-Málaga, España
Email: info@aidcw.org

Telf: 952 10 90 22
Móvil: 639 21 11 49
21.06.2015

TETE Y LOLÍN: DOS HEROÍNAS DE NUESTRO TIEMPO.

DAR TIKA de Tánger (CASA DE LA CONFIANZA).

Tete y Lolín

Desde el año 2011, nuestra ONG AID CHILDREN OF THE WORLD, viene cooperando en el sostenimiento de una casa de acogida en la ciudad de Tánger, que bajo la denominación de DAR TIKA (CASA DE LA CONFIANZA) se dirige a niñas de la calle en situación de desamparo y desprotección que son acogidas de forma estable en la casa. Igualmente la comunidad atiende, además, una guardería de 100 niños en situación de pobreza en régimen abierto (es decir, van a dormir a su casa).

 

A menos de una hora de las costas españolas (tomando el ferry) y en el norte de Marruecos se encuentra la ciudad de Tánger. Cerca del puerto, en los suburbios marginales del barrio de la Medina, topamos con la Iglesia católica del Sagrado Corazón. Su arquitectura recuerda a las parroquias del siglo pasado y aunque dispone de bancos y altar, estos son presa del abandono y el olvido. En el templo ya no se oficia la liturgia, ni se congregan feligreses, ni reside en ella sacerdote alguno. Aun así, es fácil percibir en su interior, al instante, ese acento espiritual de las primitivas comunidades cristianas.

 

Si Dios existe, está claro que mora en este lugar, que se nos antoja santuario reciclado donde los espacios ortodoxos han ido poco a poco plegándose a las necesidades y los servicios de quienes hoy lo habitan: una guardería y estancias de una casa de acogida. Allí, Teresa y Dolores (Tete y Lolín), dos religiosas misioneras la comunidad de Jesús – María, entregan su vida a la causa de las causas: la ayuda a niñas desamparadas y en grave riesgo de exclusión motivado por la desgracia de haber nacido en familias desestructuradas o incluso sometidas al rechazo de los que debieran protegerlas y quererlas. Su tierna mirada y su infantil inocencia es presa fácil de distintas formas de opresión. Son estrellitas de mar ancladas en la orilla, a la espera de que les alcance la voz de algún prójimo que les susurre al oído que ellas no son “hijas del pecado” sino verdaderas “hijas del amor”. Algunas de ellas, como un día nos explicaron, son petitesbonnes, niñas menores empleadas como sirvientas domésticas, eufemismo de una nueva forma de yugo contemporáneo formulado por familias ajenas que, en ocasiones las utilizan injustamente. Llegadas a la adolescencia son repudiadas por sus dos familias: la que la utiliza y la biológica, que lo permitió.

 

Con derroche de amor, afecto, atención y dedicación exclusiva las 24 horas del día, nuestras hermanas plasman día a día lo que las demás personas con suerte de tener familia, techo o comida, deseamos que posean estas niñas. Su esfuerzo y entrega bien merece, no sólo nuestro reconocimiento y apoyo verbal, sino también nuestro incondicional respaldo: Tete y Lolín, gracias por hacer real lo que otros hemos soñado, tal y como escribió el poeta Oscar Wilde: “El medio mejor para hacer buenos a los niños, es hacerlos felices”.

 



Ultimas noticias
CARTA DESDE DAR TIKA 13.12.2015